Opinión: “Inclusión e Integración, no son lo mismo”

Imagen: Logo Inclusión, Unesco.

*Por Leonardo Estrada.

En variadas oportunidades, aquellos que estamos relacionados con la discapacidad y con personas con discapacidad vemos que se usa indistintamente los términos Inclusión e Integración. Incluso acciones metodológicas llamadas inclusivas terminan siendo integradoras, mientras que acciones integradoras son llamadas inclusivas. Así, nos damos cuenta de la tremenda necesidad de saber diferenciar términos.

Si bien ambos términos son considerados positivos en el proceso de participación ciudadana y el ejercicio de derechos y deberes por parte de las Personas con Discapacidad (PcD), debemos establecer una diferencia conceptual para distinguir las acciones que cualquier ayuda técnica o acto pueda entregar. Además, los términos “Integración” e “Inclusión” se han restringido al ámbito educacional, por su uso dentro de las normativas legales, pero hemos de saber que dichos estados o acciones están adscritos a toda la gama social.

La integración se basa en la normalización de la vida de la persona con diversidad funcional, a través de acciones y modificaciones ambientales o de la actividad que permitan que una persona con diversidad funcional pueda integrarse a actividades comunes a cualquier ciudadano. En tanto, la inclusión plantea el reconocimiento y valoración de la diversidad como una realidad y derecho humano, por lo que sus objetivos son prioritarios siempre, es decir, han de ser un propósito en las acciones a emprender al momento de trabajar con personas con diversidad funcional. Desde la perspectiva de la inclusión, el propósito de heterogeneidad es entendido como lo normal, de modo que la postura inclusiva se dirige a toda la sociedad y a todas las personas en general, eliminando barreras básicas de tipo cultural y/o arquitectónico.

De esta forma, la inclusión se generan las condiciones para eliminar la diferencia, más que para reconocerla y adaptarse a ella.

Para cumplir sus propósitos, la integración se centra en la persona con diversidad funcional, para los que se habilitan determinados apoyos, recursos y profesionales, mientras que la inclusión se basa en un modelo sociocomunitario en el que las instancias sociales están fuertemente relacionadas e implicadas activamente, lo que conduce a la mejora en el ejercicio de la ciudadanía, en relación a sus deberes y derechos, y para todos por igual. Se trata de generar una organización social inclusiva en sí misma, en la que se considera que todos los miembros están capacitados para atender la diversidad presente en todos nosotros, tengamos o no una diversidad funcional.

Por otro lado, la integración supone la existencia de una anterior separación o segregación. Una parte de la población (las personas con diversidad funcional) se encuentra fuera del “sistema” regular y debe ser integrada en este. En este proceso el sistema permanece más o menos intacto, mientras que quienes deben integrarse tienen la tarea de adaptarse a él. La inclusión supone un sistema único para todos, lo que implica un cambio de cultura, patrones de accesibilidad, diseño de infraestructura y las estructuras organizacionales del sistema educacional y de salud configuradas de tal modo, que se adapten a la diversidad de la totalidad de la población con discapacidad.

Como propósito, la Inclusión debiese ser nuestro norte y fin. Sin embargo, al ser ésta una condición social, nuestro deber es comenzar a generar cambios en la conducta y en el lenguaje de los motores sociales. Puesto que el lenguaje forma realidades, debemos estar consicentes de adecuarlo a una realidad más inclusiva, así como nuestras acciones deben orientarse a eliminar las barreras y condiciones que establezcan una diferencia (aunque pretenda ser salvada más adelante), pues de esta manera estableceremos una sociedad inclusiva en sí.

Y si después de esta breve explicación no queda del todo claro, siempre pueden usar este ejemplo: la Integración, para entrar al banco tengo una escalera y al lado un rampa para que ingresen personas que usen sillas de ruedas. En la Inclusión, sólo hay una rampa sin escalera, y todos pueden ingresar por ella. Se han eliminado las diferencias.

El lenguaje crea realidades.

*Leonardo Estrada, Terapeuta Ocupacional. En twitter @itssoleon.

Anuncios

4 pensamientos en “Opinión: “Inclusión e Integración, no son lo mismo”

  1. Pingback: Recomendaciones de Rosana Urain | Inteligencia para niños

  2. Excelente información, la manera en explicar la difereencia de ambos terminos me quedo muy clara y excelente ejemplo para aclarar dudas! Gracias por su aporte!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s