CONOCIENDO LA DIVERSIDAD ¿Vacaciones a la fuerza?

Imagen: enmaracaibo.com.ve

Por:  Dalia Sánchez-Caridad, desde Venezuela. (@dalitacaridad)

Las vacaciones terminaron. Gran parte de la colectividad se reincorporó esta semana a sus actividades laborales, sin embargo, y como ya es costumbre, un grupo ve esta realidad bastante ajena; es el de las personas con discapacidad.

Acorde con la Organización Mundial de la Salud, y comparadas con las de hombres y mujeres sin discapacidad, las tasas de empleo son significativamente menores en esta parte de la población. Los datos pueden llegar a ser alarmantes, de hecho, según el Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el 70% de las personas con discapacidad se encuentran desempleadas, siendo una de las razones el bajo nivel de escolaridad de las personas con diversidad funcional, situación ya abordada en una entrega pasada.

Imagínense por un momento que el tan anhelado sueño de dedicarse a un trabajo que nos permita ser libres e independientes sea un imposible. Que realmente somos capaces de eso y mucho más, pero que quiénes tienen la potestad nos cierran las puertas una y otra vez. ¿Recuerdan la emoción de aquel primer salario? Sin importar lo mucho o lo poco del monto recibido, fue producto de nuestro esfuerzo. Pues déjenme decirles que a partir del hecho de que el 15% de la población tiene alguna discapacidad, son millones los venezolanos que por tener una discapacidad, jamás experimentarán el hecho de sentirse económicamente productivos.

Una Ley aprobada en el año 2007 establece una cuota mínima equivalente al 5% de empleos para personas con discapacidad en organismos públicos y empresas tanto mixtas como privadas. Del mismo modo, el mismo instrumento legal plantea sanciones en caso de incumplimiento de van desde cien (100 U.T.) hasta mil unidades tributarias (1000 U.T.). Ahora bien, del papel a la realidad hay un abismo de separación, y son incalculables las situaciones de discriminación de las que son víctimas las personas con diversidad funcional.

Ante la pregunta ¿qué puedo hacer yo, un “simple mortal” para solucionar semejante problema? A continuación te sugiero algunas ideas.

Si eres dueño de empresa, jefe de recursos humanos o tienes cualquier cargo que te permita seleccionar personal, considera contratar a personas con discapacidad. No solo estarás contribuyendo con su calidad de vida o cumpliendo con la Ley, sino que estarás dándole al resto de los empleados la oportunidad de sensibilizarse y ser multiplicadores de la integración en la sociedad.

Si eres trabajador, muéstrate receptivo ante tus jefes ante la posibilidad de que se contrate a compañeros de labores con alguna discapacidad. Trátalos como te gustaría ser tratado. Acércate, no los mires con desprecio

El camino hacia la integración es largo. Comencemos por un primer paso y recordemos: “la discapacidad no es otra cosa que nuestra incapacidad para entender que todos tenemos capacidades diferentes”.

Enlaces de interés:

Ley para las personas con discapacidad

Guía para personas con discapacidad en busca de empleo

Siete razones para que las empresas contraten a personas con discapacidad

70% de personas con discapacidad en Latinoamérica no tiene empleo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s