Destacado: “Mucho más que juguetes”

Uno de los proyectos desarrollados por AIJU para personas mayores. Imagen: elmundo.es

Gracias a un tuit de @mj_baile llegué a este maravilloso artículo. Cuando terminé de leerlo me preguntaba una y otra vez ¿por qué no hacemos esto en Chile de manera más masiva? Si alguien se anima, @Ayudatec los respaldará 100%, y si ya están trabajando en ello, cuéntennos y los apoyamos con la difusión. Divulguemos tecnología accesible, divulguemos tecnología que aporte.

En Chile, se necesita mayor investigación acerca de las tecnologías que podrían ayudar y mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad o de estudiantes con necesidades educativas especiales, conozco algunos proyectos que buscan desarrollar software o ayudas técnicas pero aún son pocos. La idea es fomentar la investigación y el desarrollo de tecnologías para la discapacidad y la educación especial en el país y masificarlas, que estén al alcance de tod@s. Hablamos de tecnologías accesibles, también de diseño universal. Adaptar la tecnología después de que ya ha sido creada para cierto grupo de personas, puede resultar aún más caro que generar productos desde un principio accesibles.

¿Se imaginan? “juguetes adaptados a necesidades específicas de niños con discapacidad, juegos que activan nuestra memoria y nuestra orientación espacial, que ayudan a la integración social e incluso a luchar contra la enfermedad de Alzheimer…”

Los invito a continuar leyendo el artículo publicado originalmente en http://www.elmundo.es por Daniel Moltó.

Sigue leyendo

Anuncios

Opinión: “CONOCIENDO LA DIVERSIDAD ¿Qué regalar a alguien con discapacidad?”

Imagen: disenoparatodos.com

*Por Dalia Sánchez-Caridad

En Navidad,  las grandes masas colapsan los centros comerciales para adquirir regalos que luego intercambiarán con sus familiares, amigos o compañeros de intereses. En el específico caso de las personas con discapacidad, debemos considerar otros factores, de modo que el hecho de recibir un regalo, sea realmente un motivo de alegría, pero no de frustración.

Sigue leyendo